ESTUDIOS BÍBLICOS

                      Pastor: Manuel López

                       Santiago Chile

 

 

 

LA VIDA EXTERNA  E  INTIMA DEL PREDICADOR 

 

 

 

1. - La vida del pastor debe ser un modelo:

 

a. Tiene que ser “ejemplo de los fieles”

(1 Tim. 4:12) lea (1 Tim. 3:7 También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.)

b. Debe pagar sus deudas.

c. Téngase mucho cuidado con los tratos comerciales usar formas apropiadas. Para eso no gastar más de lo que tiene

d. Cuidado con los asuntos políticos somos llamados a pastorear y somos pastor de toda la Iglesia.

 

2. - La vida íntima del Pastor:

 

a. Los hombres que tratan de cosas espirituales, deben ser ellos

mismos espirituales.

b. La fuerza espiritual viene de dentro, de la vida secreta de Dios en él alma.

c. El poder secreto del alma con Dios, da de este modo poder para con los hombres.

d. Las afluencias más poderosas del pulpito, frecuentemente

Emanan de una fuente escondida en la soledad de la cámara secreta con Dios: un sermón no es la mera expresión del hombre: su fuerza viene del Espíritu Santo.

e. Jesús dijo: “no sois vosotros los que habláis sino el Espíritu de

Vuestro padre que habla en vosotros” (MT. 10:20).

f. El Espíritu es el ayudador (LC. 24:49).

 

3.- La práctica habitual de la oración secreta

c. Lutero dijo: “La oración, la meditación y la tentación hacen al

ministro”. Él empleaba tres horas diarias de oración.

d. La relación de la oración secreta con la comprensión de la verdad Espiritual se rebela únicamente a la mente Espiritual.

(1 Corintios 2:14).

e. “La oración es la primera cosa, y la segunda y la tercera cosa

necesaria para un ministro”.

 

4.- Habitual sumisión y consagración a Cristo y su obra:

 

a. El egoísmo, en sus formas más insidiosas, pone en peligro la vida del pastor. Tiene que entender que está consagrado al servicio de Cristo. Por eso es necesario un estricto examen propio.

“Examíname OH Dios, y conoce mi corazón: pruébame y conoce mis pensamiento: (Sal. 139:23-24).

b. Sin esta renuncia del Yo y esta consagración personal a Cristo.

La vida interior carecerá de poder Espiritual. Si me amáis guardad mis mandamientos; y yo rogare al padre. (Jn. 14:15-16).

e. El apóstol Pablo dice: lo que ahora vivo en la carne ahora lo vivo en el hijo de Dios, (Gal. 2:20). Él no era nada, Cristo lo era todo.

 

5.- Buscar habitualmente las cosas de arriba:

 

b. El pastor que busca la recompensa en el aplauso humano o en

cualquiera forma de interés mundano, no solo excluye de este modo al Espíritu Santo de su vida, sino que por otra parte, nunca estará tranquilo.

c. La recompensa del pastor viene de Dios y es inmensamente grande.

d. Un hombre dijo: después de Cristo no hay nada más grande y deseable para mí.

e. (1Tes. 2:4) Fuimos aprobados de Dios, para encargarnos del evangelio.

f. (2Tim. 4:7-8) y puedo decir al final de todo “he peleado la buena batalla, y me esta guardada la corona de justicia, para aquel día”.

 

Frente a todo esto entonces debemos entender que: 

 

6.- Dios es el que escoge y no se equivoca.

 

a. Daniel 10:11; 1 Samuel 3:9-11. Dios no se equivoca: respalda, da autoridad, gracia y poder a sus instrumentos. (Hch. 9:3-16)

b. Debemos decir eme aquí Señor. Estoy, dispuesto, para servirte, muchas veces no será fácil, la voluntad de Dios no es la de los hombres (aun de los religiosos), el Señor está por sobre la religión, las rutinas, los reglamentos y doctrinas humanas, se debe pagar el precio con amor y paciencia; entregar la palabra de Dios, requiere tener una claridad absoluta y la guía del Espíritu Santo en todo momento, no solo en momentos de hacer algo en la iglesia o predicar o subir al pulpito.

 

7.- Como debemos ser los ministros de Dios:

 

Quiero terminar diciendo que: “el Señor es el que escoge y constituye ministros” (Ef. 4:11-13).

a. Entonces podríamos decir que los ministros de Dios se describen como:

 1. Embajadores de Cristo: 2Cor. 5:20 (como sí Dios rogase

Por nosotros).

 2. Servidores y mayordomos de los ministerios de Dios:

1Cor. 4:1 (administradores).

 3. Defensores de la fe: Fil. 1:7.

 

8.- Los requisitos para ser un verdadero ministro:

 

 1. Estar revestidos del Espíritu Santo. Lc. 24:49; Hch. 1:8. La promesa sobre vosotros).

 2. Estudiar arduamente, de modo de ser capaces de exponer

claramente la palabra de verdad. 2Tim. 2:15; Tito 1:9:11;

 2Cor. 3:6. (Retenedores de la palabra fiel y convencer a los que contradicen).

Deben ser:

 1. Puros: 1Tim. 3:9. (que guarden el ministerio con limpia con Limpia conciencia).

 2. Humildes: Hch. 20:19. (Sirviendo al Señor con humildad)

No deben ser:

 1. Señores en la heredad de Dios. 1Ped. 5:3

 2. Ambiciosos, ni amadores del lucro. 1Ped. 5:2

3. Sus deberes son:

 1. Alimentar a la iglesia de Dios. Hch. 20:28

 2. Edificar la iglesia. Ef. 4:12

4. Su manera de predicar:

 1. De acuerdo a la palabra de Dios. 1Ped. 4:11

 2. No con palabra de sabiduría humana. 1Cor. 2:15

 3. Sin ponerse en primer lugar. 2Cor. 4:5

 4. Sin engaño. 2Cor. 4:2 Sin falso testimonio

 5. Con lenguaje sencillo. 2Cor. 3:12

 6. Con libertad. 1Cor. 9:18

 

Conclusión: 

 

Debemos estar convencido que Dios nos llamó y si nos llamo es porque confía en nosotros y el llamado de Dios, es indistinguible Pablo dijo: me esta impuesta necesidad anunciar el evangelio. 

 

 

  Correo mlopezr0007@gmail.com  –  Whatsapp:  + 569 9796 1491  

 

                 Web. Ministeriobiblicointernacional.jimdo.com