Nuestra Fe
Nuestra Fe

Confesión de fe

"Conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres".
Juan 8:32

Creemos...

En el Señor Jesucristo

Creemos que Jesucristo es Dios, que es el Hijo Unigénito de Dios el Padre. Creemos que su muerte en el Calvario ha sustituido la nuestra - la de toda la humanidad. Creemos firmemente en su resurrección y en su pronto regreso a juzgar al mundo.

 

En la Salvación

Creemos que todos los hombres nacen con una naturaleza pecaminosa y que lo que Jesús logró en el Calvario nos redime del poder del pecado. Creemos vehementemente que esta salvación está disponible para todo aquel que desee recibirla.

Creemos que el recuento bíblico de la creación especial de Adán y Eva y su subsecuente pecado forman la base de nuestra creencia de que TODOS los humanos, descendientes de Adán y Eva, el primer hombre y la primera mujer, necesitamos un Salvador. Esa salvación SOLAMENTE se puede obtener a través de la aceptación y confesión de Nuestro Señor Jesucristo. Esa salvación se recibe por Gracia y por Gracia nada más.

En el Espíritu Santo

Creemos en la existencia del Espíritu Santo como la tercera persona de la Trinidad y en su interacción e intercambio con el hombre. Creemos en el bautismo del Espíritu Santo, creemos en Sus manifestaciones, tales como hablar en lenguas, poner las manos sobre los enfermos, echar fuera demonios, dones proféticos, y demás dones.

 

En la Infalibilidad de las Sagradas Escrituras

Nosotros creemos que las Sagradas Escrituras son las Palabras Inspiradas por Dios y creemos que en ellas se encuentra contenido lo único que es necesario para conocer el deseo de Dios para la humanidad. Creemos en la autoridad absoluta de las Escrituras en los asuntos del hombre. (2 Timoteo 3:16; Hebreos 4:12; 1 Pedro 1:23-25; y 2 Pedro 1:19-21)

 

En el Cielo y en el Infierno

Creemos que las Escrituras claramente establecen la doctrina de la existencia literal de dos lugares. Uno de castigo eterno para los que se rehúsen a aceptar la salvación que sólo se encuentra en Cristo y un lugar de recompensa eterna, el cielo. (Mateo 25:34, 41,46; Lucas 16:19-31; Juan 14:1-3; Apocalipsis 20:11-15).

 

  En la Iglesia

Creemos en la Iglesia como el Cuerpo eterno y universal de Cristo, la cual consiste de todos aquellos que hayan confesado con su boca que Jesucristo es el Señor, que fue enterrado y que el tercer día el poder de Dios lo levantó de entre los muertos. Creemos en la necesidad de los creyentes de congregarse localmente con el propósito de edificarse en la Palabra y aprender cómo evangelizar.

 

En el Evangelismo

Creemos que la evangelización es una obligación de todo creyente. El Señor nos mandó a salir y a hacer discípulos de todas las naciones. Creemos que cada persona es ante todo responsable de evangelizar a SU PROPIA FAMILIA Y AMIGOS, de acuerdo a la dirección y la habilidad impartida por del Espíritu Santo.


En el Bautismo por Agua

Creemos en la ordenanza del bautismo a través de la inmersión en agua, en obediencia con lo establecido en la Palabra de Dios. Todos aquellos que hayan aceptado a Jesucristo como su salvador Personal y hayan experimentado UN NUEVO NACIMIENTO deben ser bautizados en agua en una ceremonia pública de su fe en Cristo y en la experiencia que la Biblia llama "la circuncisión del espíritu".

 

En la Sanidad Divina

Nosotros creemos que Dios ha usado a los doctores, a la medicina y otras fuentes naturales para sanar. Sin embargo, creemos que la "sanidad divina" es proporcionada para los creyentes en el Sacrificio de Jesús en el Calvario (Isaías 53:5; 1 Pedro 2:24). Creemos que la sanidad divina puede ser recibida a través de la "imposición de manos" por parte de los ancianos de la iglesia o por parte de cualquier otro creyente ungido por el Espíritu con el "don de sanidad" (Santiago 5:14-16, 1 Corintios 12:9), o inclusive la misma persona enferma puede hacer una oración de fe para que Dios se manifieste (Marcos 11:23,24.)

 

En el Rapto de la Iglesia antes de la Gran Tribulación

Creemos que la Iglesia será llevada al cielo "en un abrir y cerrar de ojos" en un acontecimiento de repercusión mundial y diferente a la 2 Venida, y que ha sido bautizado con el nombre del Rapto (Mateo 24:31, 1 Corintios 15:52, 1 Tesalonicenses 5:2; 1 Tesalonicenses 5:9, Apocalipsis 4:1, Apocalipsis 19:19-21)

 

En la creación

Creemos que todos los tipos de formas vivientes, incluyendo al hombre, fueron creados directamente por Dios durante la Semana de la Creación hace aproximadamente 6,000 años, según lo describe Génesis. Cualquier cambio biológico que haya ocurrido después de Génesis solamente ha logrado cambios dentro de la misma especie, NUNCA de la conversión de una especie en otra. Si amen